Inventos hechos con palas de padel para entrenar la técnica

En este primer artículo quiero mostraros algunos “artilugios” que nos sirven de gran ayuda en nuestras clases de padel.

Al principio los alumnos son un poco reacios a utilizarlos, sobre todo los adultos, pero en cuanto los prueban,entienden su función y se dan cuenta de que realmente facilita la mejoría de los golpes y las sensaciones.

Pala con agujero para punto dulce

El primero es esta pala con un agujero en medio (hecho con una sierra caladora) simulando el punto dulce de golpeo. El agujero debe permitir que la bola pase con facilidad, con margen.

Con este objeto intentamos que el alumno se percate de las pocas veces que golpea en el punto dulce, por mucho que les cueste creerlo.

El objetivo es que la bola pase limpiamente, sin rozar absolutamente nada con los bordes. No hace falta que os comente las múltiples combinaciones o juegos que se pueden sacar.

Pala sin mango para bandejas

El siguiente es esta pala a la que le hemos quitado el mango y el corazón (importante lijar bien para no clavarte alguna viruta). Después le hemos atado una de estas gomas típicas de los gimnasios para poder meter la mano y que este bien apretada.

Haciendo una bandeja con la pala sin mango

Es sorprendente ver cómo el típico alumno que es incapaz de entrarle a la bola por debajo en la bandeja, con este “invento” lo consigue en poquísimas repeticiones.

O comprobar cómo miden la distancia entre la bola y el cuerpo, o la altura de golpeo en el sitio que le indiques.

Después de unos cuantos golpes, cuando el alumno vuelve a coger su pala, suelo pedirle que agarre un poco mas arriba de lo normal y poco a poco bajarle la mano hasta el lugar correcto. Así el cambio no es tan brusco.

Y para terminar, mi favorito. El guante.

Guante para empuñadura de padel

Que te toca la típica persona a la que le explicas 20 veces que no mueva la empuñadura y al tercer golpe ya ha vuelto a la suya? Guante al canto.

Necesitamos que sea de un material diferente a la tela, para que no se desprenda con el pegamento. Guantes de trabajo por ejemplo.

Echamos el pegamento y colocamos el guante en la posición que consideremos oportuna para que los alumnos mecanicen sus golpes con la nueva empuñadura.

Usando el guante para pillar la empuñadura

Está claro que son “artilugios” que no se pueden usar durante mucho tiempo para no saturar al alumno. Pero nos hemos dado cuenta de que un ratito cada cierto tiempo es suficiente para ayudarles a experimentar las sensaciones del golpe que queremos, y después de ésto es mucho mas sencillo que consigan hacerlo de forma mecánica.

Gracias a este tipo de herramientas podemos sorprender cada cierto tiempo a nuestros alumnos con ejercicios nuevos.

Deja un comentario